Omega-3 Ácidos grasos

Los ácidos grasos omega-3 son grasas poliinsaturadas necesarias para el organismo, pero el cuerpo no pueden fabricarlas. Hay principalmente tres tipos de ácidos grasos omega-3: ácido alfa-linoleico (ALA), ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA).

Los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga representan un tercio de todos los lípidos de la materia gris del cerebro. Particularmente el DHA (un tipo de omega-3) es una grasa estructural muy importante en el cerebro y en la retina del ojo.

Se cree que el DHA podría desempeñar un papel clave en el desarrollo estructural de las membranas neuronales y sinápticas. Se acumula rápidamente en el cerebro humano durante el tercer trimestre del embarazo y durante el período postnatal temprano, lo que resulta en un rápido desarrollo del tejido cerebral. Por lo tanto, es esencial que las mujeres embarazadas tengan buenos niveles de ácidos grasos omega-3 para el desarrollo del niño.

Las mujeres embarazadas y lactantes deben consumir al menos 200 mg de DHA todos los días, específicamente para proporcionar al feto y al bebé la cantidad necesaria de este nutriente esencial que pasa a través de la placenta y la leche materna. Las mujeres con mayor consumo de DHA tienen embarazos más saludables, incluyendo mayor peso al nacer y menos nacimientos prematuros.

También hay evidencia científica de que el DHA puede influir en el desarrollo estructural de la retina y en el aprendizaje visual.

El DHA está incluido en cantidad elevada en todos los productos de la línea Irongrowth